viernes, 20 de octubre de 2017

¿Sabes?

Sabes a café por la mañana un día de lluvia;
de esos que apetece manta y peli
(pero a tu lado).

Sabes a un trayecto interminable
de palabras
que ruedan por tu boca hasta llegar a mi ombligo.

Sabes a recuerdos de limón
y a lágrimas de fresa.

Sabes a cisne enjaulado en una celda de cristal
que vive su última cena como si fuera un niño.

Sabes a bambú en medio del bosque, libre, móvil, verde vida.
Sabes a vida.

Y tu rostro me recuerda a un mar aséptico
hasta que doy con tus ojos, y descubro, anonadada,
que hay tormenta en tu interior.

Sabes a luciérnaga.
A luz que ilumina, que no quema,
que ilumina tus caricias,
que atraviesa mis palabras por cada rendija que dejo abierta.

Sabes a luminiscencia.
Sabes a luz.

¿Pero sabes?
Todo eso lo recuerdo, no lo sé.

Creo que he sentido el perdido del gusto.


Coup de folie

Passent les années
Coup à coup.
Coup de folie.
Folie qui casse les paroles
et hurle le vent.

Et toi
qui ris comme un jeun vieilli;
qui pleures comme un vieux souvenir enfantin.
Deviens réminiscence.

Et l'oubli ébranle tes entrailles,
pleines d'eau,
pleines de rien,
inertes.

Inhérent au son de la mer frappante.
Inconscient du mal qui t’attrape.

Coup à coup.
Coup fou.

Coup de folie.

La nature me parle de toi

La nature me parle de tes yeux verts
et tes cheveux du soleil.

Elle me dit que ton esprit s'envole avec le vent
et ton corps reste avec les animaux sauvages.

Elle me parle de ton cœur,
et quand tu ris
elle ne peut faire autre chose
que se rendre à tes pieds.

Elle me parle,
et alors, je comprend que la nature
me parle

de toi.

La chica de los ojos grises

Tenía los ojos del color de las cenizas
(puede que en su interior no dejara de arder).

Era fuego y tormenta al mismo tiempo;
un corazón inquieto,
un alma pura
(y rota).

Las voces le decían que todo estaba bien,
pero Troya tampoco esperaba su derrota.

Y cayó.
Como un acantilado de palabras sin avisó.
Calló.

Como un paracaídas corroído por el sol.
Como cae la lluvia,
muda.
Pero como lluvia,
inquieta.

Tenía los ojos del color de las cenizas,

reflejo de su interior que no dejaba de arder.

lunes, 10 de julio de 2017

La luna le dijo adiós

La luna le dijo adiós.
Le dijo adiós, con los ojos encharcados
y la mirada perdida.

Le dijo adiós, sin saber que él no escuchaba.
Que no podía.

La luna le dijo adiós y pasaron tres días
hasta que alguien contestó.
Y no fue él.
Él ya no era.

Ay Luna, Lunita, Lunera.
Quién pudiera abrazarse a tu pecho,
y calmar tus penas.

Quién pudiera escuchar tus latidos

en la noche oscura
en la noche en calma.

Ay, luna, lunita, lunera
que nos lo han quitado.

Tu amante, mi amigo, su alma.

Quién pudiera retrasar el tiempo.
Y matar el odio
o a ellos, por qué no.

Ay, Luna, abrázame fuerte
a ver si nos oye
y decide volver.

Que yo no quiero llorar de pena
quiero su vuelta.

Quiero que vuelva,
ay, Luna, Lunita, Lunera.

lunes, 26 de junio de 2017

Llueven atardeceres

El caos inunda el vacío
de rostros carentes de mentes ilustres.
El caos, que dibuja, a lo alto, en las nubes
piscinas repletas de sangre inocente.

Desiertos que lloran
arena en las plantas
y matan recuerdos.
Y matan.
Y matan.

Dos niños pequeños que juegan absortos
dos mentes que gritan y piden socorro.
Y mueren ahogados en llanto
a manos de otros.
Y mueren pequeños.
Y mueren.

Todo es cruel, al parecer,
y el cielo clama justicia
sin respuesta.
Y tiembla el mar, como si nada pudiera volver a su curso.

Pero, a veces,
sale el sol
y llueven atardeceres.

Y entonces
nadie llora de pena y los poetas cantan.

Y los niños, juegan
a ser
niños.

sábado, 6 de mayo de 2017

Aunque no pase en Europa

Duele.
Cada paso que da duele.
No son sus pies.
Duele el frío que se inyecta cual veneno.
Sangre helada.
Congelada.
Su corazón da un último suspiro.
y grita.

Clama socorro pero su voz es débil
(o está silenciada).
Quizá si el sonido de las bombas no estuviera.
Si las metrallas hicieran menos ruido.
Si los muertos lloraran más bajito.

Duele.
Duele cada paso que da
Intentando (sobre) vivir.
Duelen las piernas,
que no pueden dejar de buscar
y no encuentran
un apoyo.
Porque en todas partes son mal recibidas.
Porque ahora están en tierra de nadie.
En tierra de nadie.
En tierra de nadie.
Porque su tierra ya no es suya.
Se la han robado.

Duele la garganta que ya no emite sonido.
Porque su fuerza se ha perdido en el vacío del mundo.
Porque han transformado su lucha en un vacío en el mundo.
Como si no existieran.
Como si no existieran.
Como si no existieran.

Son estados sin nación;
con una nación robada.
No, son personas sin tierra.
Con una tierra usurpada.

Han robado sus casas
las han destruido.
Han invadido sus pueblos
los han expulsado.

Los hemos asesinado.

Y ellos siguen construyendo escuelas al norte de Gaza.
Y continúan plantando olivos en campos desiertos.

Siguen luchando cada mañana para ir al colegio,
Y juegan con trozos de tierra de nadie.
Y miran el sol.
Y sonríen.

Quizá algún día entendamos que ellos son los héroes.
Y que sin bombas destruyen cadenas de odio y destrozan el miedo.
Quizá algún día entendamos que somos todos hermanos.

Y mientras
Seguirán muriendo.

Seguirá doliendo.
Seguirá doliendo.

Aunque no pase en Europa